Rembrandt

Prisionero

Espina de una rosa

En mi corazón clavada

Con tu nombre marcada

Tu nombre de mujer hermosa

 

Sangre impregnada de dolor

Aun brota de la herida

Junto con mi alma perdida

Las flores han perdido su color

 

Oh mujer hermosa

Espina de una rosa

Eres mi prisión

 

Pero aunque tanto te quiero

Aun sigo siendo prisionero

Prisionero de ti.

Comentarios2

  • Cyrene

    Es lo que tiene el amor, y las rosas, quién no se ha pinchado alguna vez? me quedo con los cuartetos.

    un abrazo

  • Angelito Blanco

    Es un hermoso poema, muy apasionado. Me gusto.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.