qolorao

Domingo por la tarde

Domingo por la tarde,

repetido episodio

días de llanto,

horas de odio,

segundos de valor,

momentos de reparo

que consumen mis ganas, mi esperanza y mi tabaco.

 

Como el humo en la ventana

te esfumaste y me apagué

he quemado hasta mis ganas

tanta luz no deja ver

qué es el antes, qué el después,

que está ciega hasta mi alma

hasta finales de año

este mar estará en calma.

 

Pasé página, esperando,

a que el tiempo solucione

lo que voy estropeando.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.