J.R

Ella

Mujer de cabello negro, mar de problemas y cesto de ilusiones.

Estrella apagada y marchita luz del horizonte apagada y muerta, pero tú has de recordar en las piedras el dolor de muchos los cuales diez son la mitad del abrigo del sol.

Paso del tiempo luz del mar y fuego del ser y luna del ojo de tu fruto guía al sol día y noche para que este no se pierda en el mar.

Ser el cual vende el fruto a cambio de dolor en ti cae el don.

Agua purifica al ser el cual se ha manchado demasiado, cúralo de los males de los cuales me ha bañado a mí…



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.