Marroquín

CURVAS SIN FIN

¡Querida oyente que me oyes cantar consonante!

tu figura cubre el celoso secreto de tu hermosura.

Cumpliré con mi palabra si encuentro interesante

esa figura aceptando mi conciencia dura.

 

Quisiera aprender el bello arte de cultivar

un cultivo fructífero de jugosos frutos

ese erudito agricultor que sepa cosechar

y la siembra, sea  a sus esfuerzos.

 

Si oyes mis palabras, buscas interés

encontrarás algo más enriquecedor.

Cálidos halagos, estancias inolvidables

veladas de intensa emoción alborotadora.

 

Ven junto a mí, aprendamos juntos a danzar y cantar

el destino dará vueltas una y otra vez

acoplarse al ritmo del compás de nuestro andar

el futuro será el tiempo de expresar nuestro  ser….

En unas curvas sin fin…

Comentarios1

  • Marroquín

    Próximamente...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.