Edwin Alexander

Buscas de mi

Buscas de mi

 

Entre las tibias y blanca sabanas

me escondo, y me encarcelo en mi seca cama;

allí donde el tiempo agobiado me proclama,

y desesperado con gritos sigilosos me llama,

y me murmulla que entre las estrellas una dama

sedienta de olvido; entre el cielo apagado me ama.

 

En mi cuadro de fe, descansa un par de luciérnagas,

destellando la sangre perdida por las desabridas dagas.

Dagas que penetraron más a fondo mi alba de llagas,

pero la luz de la dama junto al tiempo como plagas

llegan a este basto corazón en busca de amor que en silencio vaga.

 

La dama junto a su caluroso tiempo

son muy buenos jugando a las escondidas,

y yo muy malo escondiéndome

cuando la mujer de rubí bajo la luna mil veces me busca.

Buscas de mi, y yo busco que me domes

y que aludes tu sonrisa con nuestros corazones.

 

-Alexander

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.