jose miguel hernandez l

LA MUJER QUE SE CONVIRTIó EN MATA DE MANDARINA

 Hace muchos años,

Cuando todavía tenía fuerzas

Para salir a pintar.  Se me ocurrió, irme al Amazonas…

Aproveche, que un amigo, que hace viajes, llegaría, hasta Puerto Ayacucho.

 

Monte, mi caballete, mis pinturas, mis lienzos y mi equipaje.

Llegamos, al sitio, donde están las embarcaciones…

Yo estaba, todo despistado, porque era la primera vez que visitaba ese sitio.

Mi amigo, el chofer del camión, hablo con uno de los  indios…

 

Este señor, en seguida  me lo presento.

Me dijo que él conocía bien la región, y que me llevaría,

Hasta donde yo quisiera.  Que él no aceptaba cheques.

Que lo de él era plata en mano.

 

Zarpamos por el rio Orinoco, era una noche de luna estrellada.

Viajamos, toda la noche, yo aproveche y me cubrí con una  cobija.

Dormí, toda la noche.   En la mañana, el indio me despertó, para que viera

El amanecer,  y observara, como por el otro lado del rio, venían varias lanchas.

 

Le dije al señor, que se parara, para tomar algunas fotos.

Y ver si pintaba el paisaje que a mi vista, era espectacular.

Este arrimo la embarcación a la orilla, baje mis implementos

Y comencé a pintar.

Cuando estaba ya terminando el paisaje,

El indio hablo con otro indio, que se acercó, para ver  lo que yo estaba haciendo.

Este saco un fajo de billetes y me dijo que le vendiera el cuadro, yo acepte y le sugerí

Que me pagara los gastos de la embarcación, así  vendí el cuadro.

 

Ya serian, como las cuatro de la tarde.

Hasta que llegamos a un caserío, donde me dispuse a descansar.

El indio me dijo, que cerca de allí había un bonito lugar, para pintar…

Vamos allá le dije.

 

Caminamos como una hora.

Vi a lo lejos varias matas de mandarinas, plantadas en un gran terreno.

Le pedimos permiso a la señora, para ver si lograba pintar el sitio.

Ella accedió, me invito a pasar al rancho donde vivía con su hija.

 

Me brindo un cafecito, yo me lo bebí, plácidamente.

Mi curiosidad, me hizo ver.   Que la señora, vestía un  traje largo

Y que arrastrando, cuando caminaba  unas hebras, como raíces.

En  ese momento salió la hija, muy disgustada con la dueña de la casa.

 

La señora  me presento  a su hija, una mujer, como de 27 años…

La joven, se dirigió al indio que me acompañaba, le dijo unas palabras en su idioma.

De lo cual, yo no entendí  nada.

Las dos mujeres, empezaron a discutir y oí, cuando  la joven le decía a su madre.

 

Eso te pasa, por estar comiendo semillas de mandarina.

La discusión se hizo más fuerte, y yo apenado

Les dije, bueno yo vengo mañana…

Esa noche dormí en una hamaca, muy intrigado por  la pelea de la madre con su hija.

A las 7 de la mañana, tome mis lienzos, mi pintura y caballete.  Y le dije al indio, que me acompañara…

 

Cuando llegamos al rancho, note…  Que muy cerca de  la casa había una mata nueva

De mandarina, con unas mandarinas muy provocativas…

Toque a la puerta,  en seguida salió la joven, llorando.

Le pregunte por la señora y ella me señalo, hacia la mata de mandarina nueva.

 

Yo aproveche y le dije, que me regalara  una mandarina.

Ella me dijo agárrela, pero primero, pídale permiso a la mata de mandarina.

Así lo hice, y empecé a comerme la mandarina, que estaba deliciosa…

Todavía, intrigado, le dije

¡Y su Madre!

Ella me dijo, siéntese, para contarle, lo de mi madre…

Hace cuarenta años, llego aquí un indio viejo.  Le pidió comida a mi madre

Y esta se la negó, después le pidió una mandarina y también se la negó.

El viejo muy molesto, le dijo… ¡ Semillas de mandarina comerás y a los 40 años, en mata de mandarina te convertirás!.

 

Anoche mi madre me dijo antes de irse.

¡Hija, abre un hueco en el patio y siémbrame allí!.

Porque en mata de mandarina, me convertiré…

Así lo hice, y esa mata frondosa de mandarina, de la cual Ud. Se comió una, es mi madre.

¡Hice para vomitar!…

Pero  no vomite… y me puse a pensar…

/Que parte del cuerpo de la señora, yo me había comido/

Una oreja, una mano, un ojo…

 

Despavorido, le dije al indio.

Vayámonos…

El indio y la mujer me dijeron.

/No se preocupe señor, que si se convierte en mata de mandarina, aquí mismo, lo sembraremos/.

 

Autor:  Miguel Hernández Ledesma

Comentarios2

  • Lita_81

    Muy buen relato. 😄
    Me encantó. Pinto buen paisaje
    Y relato, estimado pintor.
    Abrazos del alma

    • jose miguel hernandez l

      apreciada amiga y poeta. lita_81.
      gracias por posar tus ojos en mis letras
      y por tu comentario.
      saludos del
      pintor

      • Lita_81

        Es una historia verdadera?

      • nelida moni

        Buen poema -relato, gusto leerle
        Creativo por demás
        Mi saludo amigo
        Nélida

        • jose miguel hernandez l

          apreciada nelida moni
          gracias por atreverte a leer mis letras
          gracias por tu comentario.
          cuidado cuando comas mandarina.

          saludos de amistad
          del pintor



        Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.