dicava

Ignorancia

Pensaba que el edén era un invento

pero al mirar tus ojos lo conocí de repente

No sabía que podía volar

pero hoy sé que floto en tu mente

Ignoraba que mi corazón fuese un rebelde

hasta que se aferró a no dejar de adorarte

Nunca imaginé tener el sol tan cerca

y sin embargo me quema más tu presencia

Ignoraba la belleza de un suspiro

y es por ti que hoy respiro

No creía en cuentos

y llegaste tú a protagonizar cada uno de ellos

No había presenciado primavera más colorida

que la que me trajiste con tu sonrisa

Nunca estuve bajo un cielo tan radiante 

como el que me regalaron tus "te quiero"

Tu simple recuerdo me revuelve los sentidos

desborda mi ternura, agudiza mis ansias

Está en ti la tormenta y la barca que me salva 

Tienes mi perdición en tu boca, mi delirio en tu mirada

y mi castigo en la distancia

Eres el aliento que se me escapa llamándote desesperada

y la sangre hirviente que reclama por tu alma

Eres el mismo sueño idílico de cada madrugada

y la sarta de frases apasionadas que del alma salen desbocadas

para acribillar la hoja que representa a tu cama

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.