EDGARDO

Tu cuerpo

Para ti que vives construyendo mi historia

Que eres quien me conduce a la victoria

Quien a través de un beso me da vida y me mata

Y me protege en sus manos de plata

 

Quiero dedicarte los versos

Que son bellos cerezos

Cultivados en mi corazón

Con la más grande ilusión

 

Tu amor recorre mis venas

Como un manso río que baña

De banda a banda la campiña

A mí ahogando mis penas

 

Tu cara representa la terciopelada belleza

Que en su donaire refleja toda tu nobleza

Tus ojos sarmientos dorados

Son dos lanzas que cuando me clavas

Desbordan mis fantasías

Y me dejas en ellos atrapados

 

Tus labios son alba para mis noches

Senderos que me conducen al cielo

Son dos deseados enjambres

De leche miel y caramelo

 

Tu delicada cintura habla de ti bella criatura

De lo blando de tu textura y de la belleza de tu figura

Que al mirarla me llevan al más bello otoño

Al que quiero llegar sin ningún regaño

 

Tu abundante cabello negro como de ébano

Cae por tu silueta replicando al rocío

Y al enredarme en sus brumas te entrego el amor mío

Y juntos nos embarcamos a un mundo nuevo y lejano

 

Tu cuerpo es lleno de gracia

Volcán encendido en fragancia

Que quiero tatuar en piel

Como el más bello vergel.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.