Reyshell Mendez

  SERES INVISIBLES

 Hace algún tiempo, empecé a descubrir, que existen dos tipos de presencias que comparten mi vida....

Las primeras; personas sin rostros, ni forma corporal definida, que hablan con el corazón abierto, dejándose descubrir libremente y buscando, tal vez, un poco de compresión y nuevas emociones a través de letras, frases y oraciones plasmadas en una pequeña caja mágica, en la cual, se pueden sentir, de una forma u otra, todas las sensaciones, que los intangibles, desean transmitir, a través de sus pensamientos puros y libres de egoísmos e intereses.

El día que ose a penetrar, por primera vez, ese mundo, note que, hay una gama de nombres; algunos extraños, otros cómicos y unos muy lindos y tiernos; cada uno de ellos, encierra detrás, un ser hermoso, lleno de amor, lleno de necesidades, dispuesto  ayudar y ser ayudado, dispuesto a querer y ser querido, dispuesto a tener, la más pura y real relación de amistad, que ninguno de nosotros pudo imaginarse jamás.

Al transcurrir los días, la compenetración con algunos, es mayor que con otros, motivada a que, la gama de pensamientos, comportamientos, creencias religiosas y actitudes ante la vida, es muy variada y es ahí, en donde radica, la verdadera esencia de esta increíble relación.

Pero también se palpan, otro tipo de presencia, otro tipo de forma incoherente, son los que viajan empujados por el viento, aquellos que entran y dan vida a las cosas, aquellos que moran en los árboles, aquellos que día a día hacen que las flores sean más hermosas y nos regalen su aroma encantadora, aquellos, que en un principio, me causaban peregrinación, pude entablar una comunicación especial y única, con la finalidad, de enfocar la transmisión entre el campo real y el campo mágico de lo imaginario, y así, lograr que no se pierda la esencia de lo vivido anteriormente.

Ellos dan a mi alma paz, dan a mi vida el sentido  de vivirla y dan a mi corazón, la capacidad de amar ciegamente, todo cuanto nos rodea, ellos son los guardianes de mi andar por los caminos de la existencia, siempre los espero y aparecen en el momento más oportuno, momento en el cual, mi piel, es capaz de absorber, toda la energía

emanada de su entorno y así lograr, un encuentro lleno de plenitud y regocijo, que desearía, por un instante, lo sintiesen todos los seres terrenales que conviven en este mundo

Algún día seré, viajera  del tiempo, un tiempo que no podrá ser medido por el hombre, ni por ninguna maquina, tiempo que no esclavizara, de forma tormentosa, la mente débil de los incrédulos...el tiempo llegara y emprenderé el viaje...no me busquen, porque siempre estaré cerca.

Los sentimientos, viajan más allá de los pensamientos, más  allá de cualquier sueño hermoso y se posan, correspondientemente, en cada corazón y en cada alma de los SERES INVISIBLES... seres maravillosos,  disponibles a toda hora, disponibles todo el tiempo, disponibles para hacer de nuestras vidas, un poco mejor, todos los días.

Quiero mucho a los SERES INVISIBLES, me quiero yo, porque de alguna manera, también pertenezco y perteneceré, a ese universo de fantasía y magia.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.