Alexander Caraballo

Igual que otros días.

Igual que otros días, hoy te pienso.
Feliz y fugaz momento de sustento.
Mi vida deja de ser gris; tú y el sol al mismo tiempo.
¿A caso seré yo algo para ti?
¿A caso no viviré en mis inventos?

Esta tarde te llamé; para allí encontrar de mi sed, remedio;
Tu voz dulce y extaciante, brillante al contraste del día;
Pues no hubo sangre esparcida
Que borrase tu recuerdo
Y de allí, mi sonrisa.

Un mar de perdición y falaz
Y aun allí fui limpio y encumbrado.
Fui feliz e inocente;
Fui presente y despistado.
Ya que solo estabas tú
Tu en mis pensamientos dominando.
Haciendo historia en contumacia.
Sin presencia ni razón.
Sin conciencia de tu acción;
Sin intento de tomarla.

Igual que otros días hoy te pienso.
Feliz y fugaz momento de sustento.
Mi vida deja de ser gris; tú y el sol al mismo tiempo.
¿Y te volví a pensar?!
¿Que ya no me estoy corriendo?
¿De mis rutinas partiendo?...
¿Alejando la razón..?

Y puede que si…
Que en realidad lo esté haciendo…
Que solo pierdo el tiempo
Delirando sin razón.
Que aun con la sospecha
(Un tanto maltrecha)
Pudiera osar siquiera pensar en su correspondencia
Pensar que similar a mí, delira…
Que con todas mis jugarretas;
Le he llamado la atención…

Y qué; si a ello me atrevo;
Y qué; si de cuando en vez sueño,
Que osando creerme poeta.
Me trillo camino a sus sueños.
Me gusta la idea…
Sería algo diferente y eterno…
Algo de por que sentirse orgulloso.
Algo sublime y bello;
Algo tal vez parecido
A lo que hoy, por usted; estoy aprendiendo.

¿Que hacer ahora?…
¿Que mas esperar luego de esto?…
Por ahora digamos que anhelamos por lo menos responder…
¿A caso seré yo algo para ti?
¿A caso no viviré en mis inventos?



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.