Mujer Nagual

borrándome

Me fue más fácil presentar mis dudas,

como a un cambio de estación,

cada vez más natural se hizo todo,

hasta ser la realidad.

 

Miré desorientada el crepúsculo,

lentamente hubo direcciones,

aprendí de dónde ir

hacia donde estoy.

 

Un cubo de colores,

alineando su secuencia refractaria,

precisaba nuestras manos

conectadas al servicio

de la inteligencia.

 

Fue callando una pena

hasta saber agradecer bailando

Respirando hondo

todos los órganos inundándose

éter que es tu espíritu

el mío

en ese dos se volvió uno

el aire

de tu mensaje gris.

 

Pasé mis dedos por la madera

puse las líneas de los tiempos

en pos del ese sentimiento

que todo abarca

toda acunada

 

Los lobos salieron a pasar

por un bosque solitario

minutos lentos

 

experimento mientras con mis manos

tocar una rosa.

 

No lamento haberte escuchado

en este mundo silencioso

siempre callado

solo son ruidos del vapor

la mirada convence 

 

Sumergimos entonces el cuerpo

en ese habitáculo celeste

nadamos por fin hasta sin orillas estar

arena era el tiempo

y nos la tirábamos por los minerales que conducían

tu eléctrica forma de pensar.

 

Te explicaba con mi panza

que solo hay directo entendimiento

de tu vida en el cosmos

 

Ni siquiera te dibujé alguna vez

sin embargo nos conectamos con esos hilos

de la araña que hila su casa para comer

 

Un pulpo es movedizo

cabalgamos un tentáculo fucsia

holográfica imagen de tu alma.

 

Tan desnuda me quedé ante ese reconocimiento

maldita la vida de los sueños

que me hace querer enraizar con fichas en los pies

hojas nada más

ahísito de mi rancho

te espero.

 

Le hablo a mi libertad,

o qué te pensas,

en ella está ese suspiro de dos,

como te decía,

ambigua es mi lunar conexión.

 

Mientras subo por las estrellas

escalera hasta la atmósfera

ahí corro el velo

Urano

 recuerdos

 

Pantera negra desde el oeste

dice la madre del pilar inocuo

pocos conocen

la oscilación previa

al tomar una gota de rocío

de las guías más grandes

hacia ningún lugar.

 

Hoy toco mi tambor

el que con amor me gané

toda la historia que dormí

despertándome en las cenizas.

 

Me acuerdo de lugares,

sabes?

cielos de altura

al menos yo pisaba alto en este suelo

 

trenes ventanas 

pasos lamidas

frío sueño

ganas de seguir

viajando por mi tierra.

 

Y no quiero que nadie nos joda,

el oxígeno es 

nos lo quieren manotear

el miedo es su combustible

implosionar

seguir vibrando.

 

Me siento en la línea de un libro

que muestra una letra

inscrita en la mundial precisión

de redondear la existencia

en un significado

aéreo,

así aprendemos a caminar,

tierra sin mal,

oreja atenta,

mil vidas sin violencia

borrándose de la meta. 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.