PoetaMuerto

Princesa Azteca

Llegaste a mi vida de manera repentina, sin pedir permiso

Entrando en ella como una fila navaja calando hasta lo más hondo

Princesa Azteca o quizás Maya

Ya me dijiste que con ellos no te sentías identificada

Pero no importa, en tu mirada vi igual algo legendario

En tus ojos vi fuerza y carácter; algo nativo que no eh visto en nadie más

Observe en tus cabellos un río místico que desbordaba belleza.

Bañaba tus hombros hasta terminar en tus caderas

Tus ojos me han conmovido

Cuando me miraban sentía que todo oscurecía

Como en un eclipse solar y todo desaparecía, hasta quedar solo los dos

Princesa Azteca tu presencia fue un rayo de luz en medio de un día gris,

Faro en un mar oscuro en una medianoche sin luz de luna

Tu silencio, tu sonrisa, tu esencia todo de ti

Me pareció alucinante y mágico

Irradiabas paz y nostalgia

Como el ocaso de un día sin tregua  que ahora quiere descanso

Báñame otra vez con tu sonrisa

Con el tierno apretón de tus manos

Cuando asombrada me agarraste y yo quede paralizado

Tierna e impertérrita guerrera

Escucho lo que me dices y en tu voz siento lucha y perseverancia

Que lucha por sentirse viva, que no le gusta estar encerrada

Con ganas de sacarle el meollo a esta vida

Guerrera, luchadora y en tu mirada veo un toque de ternura

Desde ahora en adelante el ocaso me recordará tus ojos

El sonido del mar chocando contra las costas tu voz

La arena que escarcha las playas  tu piel

El viento  angustioso y solitario traerá desde lo más lejos el olor de tu recuerdo

De todo o lo escaso que viví contigo

Puede que nada o todo tenga sentido de estas palabras

Ahora déjame soñar contigo, imaginar que no te has ido

Que aun estás conmigo, contemplarte con asombro como aquellas esculturas helénicas.

Para luego salir de ese letargo, dejar escarpar una sonrisa

Agradecer al azar el hecho que pude conocerte

 Recordar que la vida continúa

Que aún existen más aventuras

Que a veces hay que arriesgarse sin temor a equivocarse

De que se puede disfrutar del paisaje sin importar que tan negra se torne la noche

Que tan fría sea la soledad en mi camino

Mientras con recuerdos me ilumine encendiendo la luz de mi alma podré seguir avanzando

Eso fue lo que instalaste en mí

Muchas gracias guerrera azteca

Por enseñarme que mientras muchos están muertos a pesar de estar vivos

Siempre habrá alguien que esté dispuesto a vivirlo todo, a luchar por todo.

Y porque entonces uno no podría también atreverse a intentarlo

Que la muerte nos espera y si la vida es una porque no arriesgar a vivirla.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.