Darío Ernesto

Nieve



 

 

En los contornos de tus labios,

exhalas  vapor ,expeles aliento de vida

Como buques distantes  de sus chimeneas.

Tus manos  escarlatas de sangre buscando  calor de los leños.

Afuera nieva en mi tierra  argentina,

Esos bellos copos que caen como el mana,

Vistiendo de novia   en el altar,  a su amada tierra,

Nostalgias de niño que  el frio  invierno  refrescan la memoria,

Cuezas las piedras adheridas al lodo, como caracoles y percebes.

Amando  justamente  va el caminante hacia  la fría muerte,

Retrato de  un abismo que nos alberga la tumba  fría,

Nieva  sobre las hierbas y en las plazas de  columpios en silencio.

Allá en los  agudos álamos, desnudas ramas  grises

Nidos  de otros años abandonados, donde se  alumbro  vida  un día,

¡Oh este frio  por mis venas añejas!

 Así te amo naturaleza

Todo es gris  salvo el níspero bendito, que puja en brotes

Esto  me indica que  la vida  hiberna, como las tortugas

Fríos  recuerdos que van falleciendo uno a uno

Cayendo como las hojas del durazno,

Recuerdos amarillentos y ocres, color a muerte, y resignación

Destellan estos versos  desafiando  la noche  nona

Poetas póstumos, cantándole a las  remembranzas.

 

Darío Ernesto Muñoz Sosa ,Autor



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.