Lebusla

DÍAS

DÍAS

Oh! que vagos los días de mi suerte
luciendo un pesar hondo de un me muero,
más libando escombros aún no quiero
el abrazo del río y su corriente.

Voy rondando los bordes de ese río
que altivo me gestúa en sus honduras
presintiendo de mi alma en ansias puras
y en tañer cansado, el corazón mío.

¿Es un ángel el que atisbo en la fuente
que de un bello brillar así es su manto?,
brilla más fuerte oscuro mi quebranto
de temor a que asoma allá la muerte.

Lívidos días de sombra y tropel,
siento extraños los gestos de mis ojos,
deben ser -vanos de vivir- antojos
los de asirse a la vida y a su piel.

Días sin gloria, sí con muchas penas
en un lecho de rocas muy estrecho,
en vejez el circo en que por siempre ha hecho
arduas muecas, goteando en sus venas.

Días en que buscando alguna dicha
en saltos y altibajos va la vida;
si no admite recurso que lo impida,
¡venid suerte!, que apuesto ya la ficha.

Lebusla
Derechos Reservados



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.