Elizabeth Chacon Stevens

EPISTOLARIO A MI PADRE.

 

Miércoles, 23 de junio del 2016 a las 11:26 PM.

...

¡Oh, Padre del alma mía,

no sabes cuánto te extraño!

Tu recuerdo persiste siempre

y persevera en mi esencia.

Eran tus sonrisas, tus abrazos,

tus besos y tu bello amor

u n ramillete de flores sublimes.

...

Verte llegar muy de prisa

por callecitas angostas de Cascas

eran instantes gloriosos.

Sentarme en tu regazo,

mimarme y darme tu dulce cariño

eran deseados  momentos.

Tu negrita, tu princesita

siempre extrañará

ver tu lindo rostro risueño.

...

Oh, huellas y lumbreras

del pasado y del presente,

los vientos acarrean tu historia

con sus cantos y brisas suaves.

Dejaste surcos estampados

y con semillas germinando

en las venas de mi alma,

asiduos a las yemas de tu ser

y de mi tierno corazón.

...

¡He marcado tu huella!

he copiado tu estampa,

he mirado tu espejo

tú y yo somos

reflejos de una gota de agua.

...

Tan corta fue tu esencia;

tan grande es tu historia.

Divino ser, me diste la vida

con amor y en pedestal estuve.

...

Tu gota de agua,

tu molécula pequeñita te escribe

en versos de amor para llenar

de glorias tu universo

que me diste; el cristal de oro

puro donde veo claridad,

el que ilumina mi camino.

...

Gracias mi querido Padre,

mi querido viejo si vivieras,

por hacer de mi, una bella

fuerte y valiente semilla,

un ramillete de flores

que aromatizan al mundo

con sus olores y primores.

...

Fuiste ejemplo para tu hija.

Tú, un modelo de sencillez,

dones y virtudes

y ese tu gran amor paternal

que aún  vibra en todo mi ser.

...

Me dejaste en el brote

de mi niñez y sin sal.

Pero la semilla que dejaste

ha brotado, ha florecido

como alpiste, desde que te fuiste.

...

Gracias por tus lecciones

de vida, amor y generosidad.

Gracias por tu bondad

y grandes dotes de amistad.

...

Tu hija que siempre te amará,

 

Rosa Elizabeth Chacón  León /Elizabeth Chacon Stevens

Contumazá, Perú.

Miami, "Tierra Primaveral,"  USA.

Derechos del Autor Reservados.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.