Samuel Santana

Turbación

¿Por qué eres así?

Posas frente a mí y es como si te empecinaras

 en matar mi alma con el veneno de la soberbia.

Cuando te miro, no miras;

 y si te hablo, silencio.

Dime niña traviesa, de ojos saltones,

piel pecosa y andar enmarañado,

¿quién te enseñó el arte de la angustia?

¿Acaso la gitana descarriada o el

encantador de víboras ilustradas?

Me conviertes en astillas vaporosas y,

luego, me cuelgas en los alambres de

 aquellos amarillentos sauces.

Me pregunto si en verdad puedes hacer

 esto sin sentir el amargo de la oscuridad y

 el dolor de las lámparas plañideras.

Si vas a poner cerco de fuego a tu amor,

pues no intranquilices con tus zarcillos,

pendientes, botines, lunetas, cofias,

pomitos, joyeles, anillos, bolsas,

 atavíos, partidores y  mirra entre senos.

Actúa normal y deja esos enloquecedores  

movimientos de gacela faraónica.

¿Acaso eres árbol que muestra fruto

cuando siquiera hay hojas?

Razona y no sigas extraviando a cándidos

 mortales  con escándalos de feria y

el ensordecedor canto de sirena falsa.

Por favor, deja que mi espíritu

 retome su paz en los peñascos florecidos.

Comentarios2

  • pani

    INCONMENSURABLE POEMA... DE UNA HERMOSA... E INUSUAL BELLEZA...

    • Samuel Santana

      Me alegro lo disfrutara. Paz

    • Miriam Inés Bocchio

      Hermosas letras has plasmado Samuel.
      Un placer pasar por tus letras.
      Cariños de Inesita

      • Samuel Santana

        Cuanto gusto me da saber que estàs ahì, Inès. Paz



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.