EPEV- Poerrante

Resuellos idos.

Resuellos idos.

 

Triste es y ha de ser, por engreído

él, ¿qué pensaba?, otra vez, sin motivos

letanías de un ayer, hoy vivos

surcan como crestas en mares altivos

consintiendo el desamparo, ¡vuelvo, no!, estoy ido

 

eslabones se entrecruzan, clamo, pido

en oraciones santísimas, ¡sana alma!

no sigas pactando con la calma

en mares revueltos por un latido

 

Unos días, semanas, serán… larguísimos

harán del dormir, inquieta vigilia

con la almohada mojada, mira que lastima

mientras por sus sendas, la musa sigue perdida

 

Huríes de negras crenchas

entre ríos, desnudas, muestran perfectas

curvas risueñas que deforme la mece

la plata cristalina que besan las riberas

en afluente zigzag hacia el mar, la van llevando.

 

Y de entre ellas, tú, ¡tú no estás!

quedaste atrapada en la hertziana red de lo virtual

en el sueño proscrito de un poema

en los dedos benevolentes de un poeta

que te erigió en musa, te colmo de ansiedades

te beso el alma con la pluma

estremeció tus cimientos de vida plana

a la lectura invitándote cuando te dibuja

con letras que imprecan tu presencia.

 

No estás y cuando llegue, no estás…

y cuando el chatear, me he ido

y cuando el mirar, las estrellas se apagan

algún poema condolido, escupió hacia arriba

dando pasta a la iniciativa

de esconder tu parte activa, tras el monitor.

 

Obcecado pensar del poeta

obstinada predestinación que aprieta

las cada remembranzas que supuran en las heridas

y hacen de las calmas olas,

turbulentas tormentas bravías.

 

Susurro…y el eco me devuelve silencios

¿Estoy o acaso me siento ido?

 

Epev2016



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.