Hija del mar

Malvado

 

Una vez más 

te has colado en mi pensamiento,

descabezando mi sueño,

rompiendo mi descanso,

inundando mi alma

de miedo y de fracaso...

 

No encuentro el equilibrio 

de nuevo inestable me hallo,

me invade el desaliento y

la agonía me cubre con su manto...

 

Por favor te pido...

deja de atravesarme como un rayo,

aparta tus crueles ojos de mi,

imagíname así como estoy,

muerta, en reposo eterno 

y alimenta a tu ego malvado.

 

Corónalo como te reclama y...

¡disfrútalo malvado!

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.