RaulLopezGuerrero

Día de un jornalero

Temprano despiertan, humildes jornaleros,

doblado en el campo siempre hay labor.

Temprano despiertan por poco dinero,

vida de esclavo, vida sin sabor.

 

Manos áridas, sufridas de azada,

cuerpo cansado, curtido dolor.

Día tras día espalda doblada,

día tras día cortando melón.

 

No hay primavera, ni otoño, ni invierno,

solo campo y frio o calor.

Otro día que se me hace eterno,

otro día, demoledor.

 

Comentarios1

  • ZORZALITO

    trabajo demasiado duro y tan esclavizante por la mala paga que le hacen al asiduo trabajador. es triste saber que es tan real en todo el mundo el abuso cometido a los trabajadores del campo. en fin. muy buen poema amigo. saludos.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.