jsramirezg

La enigmática felicidad

¿Será posible hallarle disgusto a lo esplendido?

¿Sumergirse angustiosamente en la realidad soñada?

¿Acaso existe la ligera posibilidad de incomodarse mientras se sonríe?

De ser así, me niego a ser participe de tal conspiración.

No aprecio el motivo ni le doy la bienvenida a la sombra circunspecta que así se lo propone.

 

¿Puede uno envolverse en un atuendo de discordia y dejar de lado el contento?

¿Divisar el silencio codiciado y aun así estremecerse ruidosamente?

¿Se puede nadar en un océano confortable y placentero y aun así sumirse en el temor de ser ahogado?

Si la respuesta no es otra más que un sí, ¡Vaya calamidad la que nos acoge!

 

Que me suceda o no dicha maldición, quiero desconocerlo.

Tal vez tenga razón quien así lo reza, o tal vez es un cuento impuesto en la conciencia.

Al fin y al cabo ¿A quién debe uno obedecer?

Sea cual fuere el resultado de la exultación, me dispongo a comprobarlo

Mientras duermo en su cómodo regazo de mansedumbre hasta que la realidad me alcance

Y dé respuesta a su pulsátil misterio.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.