john morales arriola

Sed de Egipto

Mujer, labios suntuosos. Oh, Quién fuera
besos aglayos de tus silenciosas
primaveras, y donde crecen rosas
junto al rosal plantado por tu vera.

 

Mujer, senos de Esfinge Azul y austera.
Tú, desierto de arenas misteriosas.
Dime: por qué das mieles primorosas
a mi Egipto, de plagas venideras.

 

Yo tengo sed: traed pues el desierto,
los dromedarios ante mí, y luego
podéis mujer, mostrarme vuestro fuego

 

y beber de tus aguas, como un muerto
que cae cual blasfemo hasta tus ojos.
Mujer, tengo sed de tus labios rojos.

 

Derechos reservados de autor
David John Morales Arriola

Comentarios3

  • hector cesar

    Siempre es un gusto leer tus poecias, un plaser amigo John


  • Hada Marilyn

    Majestuoso!

  • Maria Hodunok.

    Cada metàfora tuya nos muestra la calidad de tu escritura mi hijo John.
    Y cada verso tuyo nos habla de ese gran amor de labios rojos.
    Que grande sos.!!!!
    Siempre mi admiraciòn, gran poeta.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.