malcocosta25@gmail.com

Remanso (Endecasílaba)



Remanso


A donde se ocultaron los remansos
que fueron agua fresca y cristalina
y dieron a mi alma los descansos
en noches que la Luna se reclina,
con sueños aromados y entre cantos
y sombras reflejadas por candiles
calmaron mis temores y quebrantos
sus versos con la luz de los abriles.

En noches de silencios y ternura
mis sueños se deshacen en consuelos
y calman la inquietud de tu amargura
llenando de tibiezas tus desvelos,
vagando van las penas ya lejanas
por sendas que las llevan al olvido
descienden de las cumbres las nirvanas
envuelven con su luz tu cuerpo erguido.

Mi pecho es un fortín de dura roca
cimera mi esperanza es atalaya
profunda y perdurable mi alma evoca
la fuerza de mi amor no se desmaya,
atado a tus designios voy poseso
ilota sometido a tus antojos
sin tiempo ni fronteras te promeso
la calma y el sosiego a tus enojos.

Rendidas a tus pasos van mis preces
tus huellas se dispersan en la nada
y cual altano viento me remeces
tornándome hojarasca tu mirada,
rasgaron tus destellos la oscurana
fulguran cual cristales tu silueta
derrama alegre su agua la fontana
regando tus alburas de garceta.

De sedas y cristales tu ropaje
semejan en su roce a los caireles
tus pasos son bravíos oleajes
naufragan en tus mares mis bajeles,
alteras la quietud de mis sentidos
ansioso me disuelvo tras tus huellas
tu cuerpo con mi cuerpo van ceñidos
vibrante en los ocasos te destellas.

Cautivo y prisionero me confieso
culpable del delito de quererte
es dura la condena estando preso
más cruel es desearte y no tenerte,
anhelo con fervor de ti lo inmenso
soporto con denuedo los rigores
habita con mi alma un sol intenso
ardiendo cual claror de los albores.
  MALCO


MANUEL LÓPEZ COSTA
©Todos los Derechos reservados.
Queda prohibida la reproducción total o parcial de la obra por cualquier medio.
Copyright © Todos los Derechos Reservados.​
 


Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.