teannysantos

Placer

Bajó tu piel se esconde un infierno de pasión aunque lo ocultes bajo faldas largas, blusas sin escote y mirada de santa.

Tienes tanto deseo acumulado que la sola idea de perder el control te tienta, pero tienes en mente que es pecado,

que es malo. Rechazas y condenas el llamado de tu cuerpo

y lo obligas a adaptarse a manipulaciones de círculos religiosos hipócritas,

personas de moral cuestionable, por el que dirán.

Te tientas sola bajo las sábanas, acariciando el punto que te han hecho pensar que es pecado tocar.

Te das cuenta que el placer seduce tu piel, pero no te atreves a dejarte llevar.

Torturas tu cuerpo de tal forma que tu humor se vuelve ácido y tus pensamientos confusos.

Sabes que mientras más tiempo pases negándolo, más fuerte será.

Pero aún así no lo haces, te obligas a seguir los mandatos de tu razón.

Pero ¿Hasta que punto soportaras? ¿Cuanto tiempo pasará antes de que los deseos de tu carne gobiernen sobre tu razón

y den al cuerpo lo que con tanto empeñó le niegas?

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.