J.C.R

Injusticia

En mi trono yo me siento,

y yo mismo me lamento

de mis consentimientos

que salieron por mi aliento.

 

Mas sabiendo yo el fallo,

se me hizo el mes de mayo.

Yo ya estaba podrido

y asentado en el vacío.

 

Recubierto por un hilo

de seda y tela ya tejido.

Me expulsaron aun asilo,

por la envidia del cretino.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.