Poeta sin alma

Tus Cuarenta

La belleza de tus cuarenta

radica en la personalidad,

en la carne y en la mente,

reprimida a veces y otras

del todo impertinente

como inmadura juventud

que mi deseo mas alienta.

La sensualidad que desprendes

mi alma deja hambrienta,

que te busca sin prejuicios,

voraz, irreverente, ansiosa y

complacida a la vez de todo

y complaciente del todo,

que en una sola llamarada

me provoca una erupción

que mis sentidos revienta.

Y en ese vértice de tus años,

que parecen hermoso mediodía,

eres pasión ya entretejida

en la piel envuelta en rebeldía,

cuando para mis manos

temblorosas eres su presa.

Muestra tu desnudez externa

y hazme sentir la interna,

sin miedos, sin fingimientos,

con esa mezcla de juventud

y de madurez, de candor

y atrevimiento, de amor y pasión,

de besos y abrazos, de eternidad

y alejamiento, de hacer el amor

sin decirlo y que solo con la piel

pueda fuerte gritarlo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.