Hija del mar

Maldita distancia

 

Sabes lo mucho que te quiero,

aunque no estamos tan cerca como quiero,

sabes lo mucho que agradezco 

tu entrega y tu dedicación plenas,

joven e inexperto pero 

más dedicado que cualquiera.

 

Te recuerdo cada mañana,

te extraño mucho y lloro,

me duele la distancia de alguien 

a quien amo tanto,

el silencio duele,

la falta de comunicación duele,

la ausencia de motivos y explicaciones,

¿no los quieres?...¡tampoco yo!...

 

Sólo quiero acortar distancias,

iluminar nuestro entendimiento,

evitar los reproches 

y poder seguir a tu lado, 

sentirte cerca porque te amo...

 

Destruyamos la gran muralla que nos separa 

y mantiene a cada uno de nosotros a un lado,

levantemos las sábanas de los fantasmas imaginarios,

que nos tienen paralizados,

estancados, alejados, como extraños...

entreguemos las armas de guerra,

pongámonos cara a cara, 

desnudos de dolor,

y entreguémosnos al verdadero sentimiento 

que nos une a los dos, el amor...

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.