Leandro Rodríguez Linárez

Intitulado CCCLXIX

Y no se cansan estas ventanas de mirar a través de mi,

No se obstina esta cama de reposar en mi,

Tampoco se hastía este techo de cubrirse conmigo,

Ni este piso de sostenerse con mis ficticios pies.

No terminan de marcharse las horas contándome,

No se oculta definitivamente este horizonte que me cree infinito,

Ni las bocas que salen de mis palabras…

¿Hasta cuando este pecho en mi dolor?

¡Que oscuridad tan deslumbrante..!

Los aullidos del silencio,

Las llamaradas de la luna,

Soledades llenas,

Incendios fríos,

Y no se cansan estas ventanas de mirar a través de mi.

 

LRL

17-6-2016



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.