Daniel De Jesus Perez Garcia

Recuerdos

Esta terrible necesidad al 

hallarse sediento frente al mar

y esta frialdad que hierve en mi interior

es un sol que explota y se metamorfosea 

en un ave extraña.

Las horas pasadas son ya desiertas

son victorias a la luz de la luna

sobre cuerpos que yacen extintos,

Esos cuerpos son alientos que se han vuelto fantasmas

en forma de sombras y de alucinaciones: Moscas al rededor 

de la carne podrida.

La oquedad se agazapa

en forma de león

es la fina y preciosa silueta de la locura.

Inevitable marea que arrastra 

a las formas hasta devorarlas

y el punto exacto donde todo se consume

es un precipicio llamado olvido.

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.