jorge enrique mantilla

A CHICAGO!

A CHICAGO!

 

Ciudad para vivir, pasear y llenarse de encantos

Ciudad hermosa para compartir y saludar de abrazos

Chicago, con su cielo azul de vientos que secan los llantos

Sus jardines florecidos adornan sus avenidas, de pájaros, sus cantos

 

Chicago, ciudad de leyendas, guerreros que llenaron memorias de historia

Gente pujante, luchadora, de carácter, para unos arrogante

Su gran lago Michigan, salen perfúmenos que saben a gloria de victoria

Mujeres hermosas, pasear por sus parques, de sus avenidas, todo es alucinante

 

Los versos fluyen, recorriendo sus calles de jardines florecidos

De tulipanes y flores, la ciudad se embellece de florecidas rosas

De árboles gigantes, de prados que refrescan la vida adormecida

Se respira alegría de sueños realizados, se entona una melodía

 

Chicago, de infinitas torres que se elevan como espigas audaces

Ciudad de vientos y ventiscas que refrescan en verano el ambiente

La atraviesa serpenteante veloz el metro con desplaces fugaces

De puentes que atraviesan el rio, los rieles, suenan crujientes

 

Ciudad mágica, de rascacielos que cubren sus cielos

Ciudad de cultura, de museos que parecen sacados de ensueños

Ciudad políglota, infinidad de colores y razas, idiomas de mis pesadillas

De amores y puentes que cruzan su rio de barcos de amores risueños

De hamburguesas, tortillas y pizzas, de lagos y brisa, de sus gentes, que maravilla

 

De sus visitantes de felicidad o nostalgia la seguridad agradece

Pasear por sus parques, de avenidas de tráfico, el deleite enriquece

La brisa del lago refresca el cuerpo y la mente hasta que el día amanece

En el horizonte sus aguas se reflejan en ventanales, el bean, de su autor enaltece

 

Las miradas no alcanzan a divisar, de sus torres el cielo de mis amores

Todos quieren admirar de su limpieza, jardines de flores en sus fragores

Disfrutar de sus comidas, un café colombiano caliente de su brisa, acogedores

Degustarlo, su aroma de nostalgia, los ojos se enceguecen, con orgullo de mis honores

 

Sus mujeres hermosas, desfilan por la Michigan con su belleza a radiar

Admirarlas con su caminar enloquecido, un piropo no sé como dar

Noches románticas la luna iluminan, la pasión florece, te quiero acariciar

Malditas lenguas que nos separan, señales, idioma de todos, universal

 

Ciudad jardín, cuna de arquitectura, de museos, de cultura de ocio y esparcimiento

De parques y ríos, de puentes, de lagos, sus historias permanecen

Arrasada de incendios, sus llantos Chicago la ciudad enmudecen

Rascacielos modernos, casas republicanas, paseo por el rio, Chicago iluminado, resplandece

 

Ciudad hermosa, de ráfagas, sus vientos la felicidad enloquece

Idiomas por doquier, de razas, la democracia florece

Majestuosidad que el aire arremete, alzando de sus mujeres las enaguas envolviese

Dejando ver la felicidad, mi poesía adormece

 

En Chicago florecen los jardines de flores y emociones que alegran la primavera

Los pájaros cantan, melodías que riman con mis versos que en vida por ti daría

Cantares de amores, de odios y pasiones que un día lejano por estos lares, regresaría

Llevarme éstos recuerdos más allá del infinito y al Creador, elevarle de corazón una plegaria

 

“Joreman” Jorge Enrique Mantilla     Chicago, mayo 31- 2016

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.