Gerardo Barbera

YO ERA ALGUIEN

 

 

¿Ay, Dios!, las cosas de esta vida. Ahí está esa mujer, la misma de siempre, con ese caminar tan lento, a veces pienso que ella es una aparición absurda, no...la pobre no llega a la categoría de fantasma. Ahí, con esos pasos tan lentos, que ya parece una aparición...NOOOO, ya eso lo dije, ¿no es cierto?. Estoy cansado, de hacer lo mismo cada mañana, despertar, mirar el eterno andar de las estrellas, mirar a todos lados, con esa sensación de que de algún lado, la mano oscura del destino clavará la puñalada final. ¡Bueno!, par ser sinceros, ya nada importa, yo sería tan sólo un muerto más. seguramente alguien registraría mis bolsillos, tomarían mi cartera y se llevarían lo poco que me han regalado los dioses.

¿Saben? Yo era alguien, al igual que todos pensaba en el futuro. ¿Saben?, aunque no me crean..., yo era alguien. De verdad, lo juro, YOOO...ERAAA.  ALLLGUIENNN. Bueno, sé que no me creen, ya estoy viejo, sin dinero, si zapatos negros, sin huellas. Ya estoy viejo, y me siento cansado. De verdad, ya no quiero seguir madrugando cada día como un vulgar bachaco, a ver si los dioses rojos-rojitos se apiadan de los viejos moribundos..., y tal vez..., hoy...sí, sí´SIII, tengo ese presentimiento, tal vez hoy vendan café y leche en polvo, sólo ruego que me alcance el dinero. 

 

 Las seis de la tarde, mejor me voy, no he comido nada..., tengo ganas de ir al baño. A lo mejor mañana, vendan café y azúcar..., me levantaré a las tres como siempre, a ver, ¿quién sabe? si venga alguien vestido de oliva, con sus inmensas botas de acero y me regale algo, cualquier migaja que le sobre..., tengo miedo de morir de hambre.

 

Aunque nadie me crea, hace mucho tiempo tuve sueños...YO ERA ALGUIEN



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.