Un Rincon Infantil

Un festejo para el viejo conejo

 

Hay un  conejo

ya viejo

que con sus alpargatas

ya no salta

ni va lejos.

.

Las tristes orejas

se ven disparejas

porque no las levanta

y su alegría tanta

ya no se refleja.

.

Hagamos un festejo

para el viejo conejo

para que sus orejas caídas

vuelvan a la vida

y no se sienta viejo

----------

Auto: Alejandro J. Díaz Valero

Maracaibo, Venezuela



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.