Araceli Vellber

Escapar.

Apenas queda oxigeno en esta Ciudad,

para los que quedamos,

siempre existe la posibilidad de escapar,

de salir corriendo,

hacia donde?,

si yo, lo que deseo es poder cruzar los puentes

que separan mi cuerpo del tuyo,

escalar debajo de las sábanas,

tus montañas, en invierno

y quedarme escondido en esa cueva que llama amor

y yo, siempre confundo, con un precipicio.

Lo mismo que te vas, te escapas,

te escondes y yo espero cada mañana,

con las manos abiertas y los ojos hundidos en la nada.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.