La Hermandad De la Serpiente

Los Tres Reyes Salomón.

 

La Gran Hermandad de La Serpiente os comparte:

Los Tres Reyes Salomón.

 

 

 

"La Reina del Sur se levantará con esta generación en el juicio y la condenará, porque ella vino desde los confines de la tierra para oír la sabiduría de Salomón; y mirad, algo más grande que Salomón está aquí." Mateo 12:42.

 

 

En los antiguos textos  judeo-cristianos se muestra al famoso Rey Salomón como poseedor de toda sabiduría otorgada por Dios. En el antiguo testamento, se muestra al hijo del Rey David como un monarca capaz de resolver cualquier juicio con la sabiduría divina (ver juicio de las dos mujeres y un bebé). Sin embargo, nos encontramos con tres grandes dificultades. 

 

El Rey Salomón conocido, nació en el año 933 a.C. Último rey de Israel. Formidable por recibir la sabiduría de Dios diréctamente para gobernar a su pueblo. Para los Hebreos, el gran constructor del templo de Dios. Y para la historia, un rey despiadado que al igual que Josué, derramó sangre inocente, hizo uso de la sabiduría para realizar grandes acuerdos políticos, que sin embargo, llevaban de por medio sangre de inocentes. 

 

Lo cierto es que existieron tres personajes en uno, denominado a conveniencia según la doctrina religiosa, o sencillamente ideología. 

 

El primero, obtuvo la sabiduría de todo habido y por haber, sin embargo, terminó adorando a Baal y loco en las calles de su reino. ¿Cómo es posible de que un elegido por Dios haya caído en la locura total, exento de sabiduría, adorando a dioses "falsos"? Un humano, por más sabio que sea, puede cometer dichos errores, no obstante, para Salomón, era casi imposible errar. Como justo castigo, perdió todo aquello de lo cuál fue engrandecido. La masonería lo considera al igual que los sionistas, parte del futuro nexo con los días "finales" la reconstrucción del gran templo (solo queda el muro de lo lamentos). Entre alegorías, los masones siguen las costumbres de los constructores de quién destaca Hiram Abiff . Salomón no escatimó en gastos para levantar el templo de Dios, trajo a los mejores constructores del mundo conocido. En dicho templo se encontraba El Arca de la Alianza. Donde se escondía la Ley de Moisés (en otro escrito hablarémos de eso). Un tesoro celosamente resguardado que aseguraba victorias a quién la poseyera. 

 

 

El segundo Salomón, fue un déspota con sus naciones vecinas, de las cuales, temían a su ejército. Tanto era el miedo del Faraón, que entregó a su hija como pacto sanguíneo. Analizando las costumbres egipcias, un Faraón, solo hacía ese hecho al ver amenazado su poderío. Ya que el Faraón era considerado un dios en la tierra. Sin embargo, así sucedió. La misma hija del Faraón fue otorgada sin altercados al Rey Salomón. Amasador de grandes riquezas, tanto por tributos, impuestos y guerras. Mas que respetado era temido. Con el tiempo, el pueblo de Israel, dejó de respetarle y aprendieron a temerlo. Pues aquellos que iban en contra de alguna reforma, eran aplastados de inmediato. Entre paz y guerra, su monárquico dominio se extendió. Y sus decisiones quedaron marcadas hasta nuestros días. Los Ismaelitas lo consideran profeta, sin embargo, conocen la historia similar a la de sus hermanos Hebreos.

 

 

El tercer Salomón, es el más intrigante...
Se menciona a Salomón en el texto (que no sugiero que lean) "Las Clavículas de Salomón". Tuve el derecho a leer dicho libro, una vez pasadas muchas pruebas. Las inscripciones e inclusive advertencias que hace Salomón, son muy explícitas. Para aquellos conocedores del esotérismo, saben a lo que me refiero. Desde que ves la portada, comprende que solo un "mago" o alguna persona familiarizada con ésto, sabe la magnitud de lo que tiene frente a sus ojos. Literalmente da miedo leer las primeras inscripciones, que precisamente es la advertencia del mismísimo Rey Salomón, o como en el mundo esotérico, el Gran Mago Salomón. Recordemos que la palabra mago, significa maestro. Pero no un maestro cualquiera. Entre los hebreos, cuando denominaban a una persona "maestro" o "mago" es por que realmente era un portento, casi inhumano, un elegido por Dios. El libro persé, era en esencia un testamento, como legado a su hijo Roboam , hagámos una pausa. Roboam, una vez en el poder, mantuvo la firmeza de los IMPUESTOS de su padre, tuvo conflictos con su propia gente y finalmente, al no ser visto por bueno a los ojos de  יהוה terminó claudicando. Además, en ese periódo el Faraón  Sheshong I , saqueó el Gran Templo de Jerusalém. Prosigamos. En las Clavículas, la advertencia viene inscrita algo así "Hijo mío, os dejo la fuente de Sabiduría que se ma ha otorgado por los ángeles, con éste objeto (un anillo) y "sellos" podreís hacer servir a voluntad vuestra, tanto a los ángeles como a los demonios, pero debes de tener cuidado, por qué sino haces los rituales, conjuros, o menciones adecuadamente, se revelaran contra tí y perecerás. Te dejo éste gran poder, para que lo uses para el bien, si lo usaís para el mal, con el tiempo enloquecerás." Dicha advertencia, deja mucho que pensar a cerca de Salomón, y es evidente de que Roboam, tal vez por temor ni siquiera terminara de leer el testamento. 

 


En cada hoja, un iniciado se queda completamente pasmado, puesto que es inconcusa la verdad, de que Salomón era ciertamente un mago, dominante del ocultismo. Vienen sellos tan específicos, tan detallados que alarma al lector. Desde el momento que uno toca el libro y empieza a ver los sellos y como llevarlos a cabo, se siente un escalofrío. Pudiera ser una psicosis colectiva, empero, gente amante de diversos temas literarios, lo compraron y terminaron por regalarlo. La única manera de librarte del libro una vez abierto es enterrándolo*. Se te es explicado los utensilios, las horas, las piedras y químicos. Plumas de ciertas aves e incluso la pulcritud, nivel de temperatura. Todo minuciosamente estipulado. Nada heurístico. Para el prófano, pudiese ser solo una receta de cocina, por así decirlo, aunque los supuestos chamanes o pseudomagos se creen con la habilidad de llevar a cabo una invocación cuando los idiotas no saben de que se debe saber hebreo antiguo a la perfección. Pues la pronunciación es BASTANTE importante. Dentro del libro, no solo viene el sello de cada demonio con su nombre (que por cierto son muchos y no es necesario de que lo sepan). Puedes obligar a un demonio a obedecerte, ya que, al ser hijos de Dios, tenemos el derecho de someterlos conjurandolos. No todo es maldad perse, también vienen las invocaciones de los ángeles, aunque, los ángeles tardan más en atender, ésto, debido a que están más léjos de los hombres. Ciertamente, Salomón empleaba éste anillo místico, que fue otorgado por el arcángel Gabriel, para someter a los demonios que rodeaban a los humanos. Cuando Jesús, desterraba a los demonios o resucitaba a un difunto, proclamaba: "He aquí a alguién más grande que Salomón"; por esto, los sacerdotes de la ley de Moisés quedaban pasmados ante tales palabras. Jesús sabía con exactitud los hechos de Salomón. Un maestro sin duda alguna. 

 

Ya que Salomón, al obligar a los demonios a trabajar para él, muchos se revelaban y Salomón tenía grandes peleas con ellos hasta despojarlos. Terminaba exhausto y en cada exorcismo, terminaba cada vez más viejo. Dejó de recurrir a los demonios y se acercaba a los ángeles, aunque fueran lentos para actuar, ésto, por que los ángeles solo daban lo que en realidad fuera bueno para la humanidad. Salomón, ya viejo y cansado, rico en sabiduría universal. Prefirió alejarse de aquello. Lo interesante, es de que su éxito puede ser anexado a sus conocimientos en demonología y angeología, y mejor aún, en el libro se encuentra un ritual, que aún se lleva a cabo por los grandes doctores de la iglesia Judía, el famoso "Pulsar Lunar". Sí algunos judíos consideran las antiguas ciencias de la gematria y la cábala como sagradas y precisas empleadas aún hoy en día, celosamente, así llevan a cabo dicho ritual. El Pulsar Lunar, es algo cruel, pues cuatro grandes rabinos deben de reunirse a dichas horas de la noche, bajo la luna llena, haciendo a la precisión como lo menciona el libro de las Clavículas. Sin ningún error. Con la finalidad, de que al día siguiente, o en menos de esa semana, MUERA la persona a la cual lanzan el conjuro.

 

Concluímos, en que la fuerza de un demiurgo existe, y las fuerzas obscuras son reales. El mal existe. Fomentamos la cautela con el libro, bajo su criterio queda leerlo. Salomón, como gran mago terminó loco, imaginad lo que os puede pasar. El Pulsar Lunar, por más descabellado que suene y/o absurdo, existe. El poder de nuestros deseos, pensamientos y actuar pueden realmente dañar a una persona. Y para que los grandes doctores de la religión Judía sigan practicando la cábala y el pulsar lunar, sencillamente es tenebrosamente asombroso. El poder espiritual existe, solo basta, con hacer a un lado los velos de ISIS.

 

La Gran Hermandad De La Serpiente.

Recomendación de libro: Los Dioses del Edén; por William Bramley.

 

La advertencia, hecha está.

Así sea.'. 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.