Andrea Leon Hdez

Soledad

La soledad

tan despiadada ella,

no necesita razones ni perdones,

ahí está y no sé va.

 

Siempre me creí inmortal a ella,

siempre, siempre, siempre

pero entiendo que "siempre" nunca es sinónimo de eterno.

 

La soledad

es bella y escandalosa 

o quizá más bien callada y determinante,

no sabría decirlo, 

ya tenía mucho de su última visita. 

 

Soledad,

sí contigo me acompaño siempre,

cómo haz de defraudarme.

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.