Necko

Nanas & Epitafio

Que mi cuerpo muerto, crisantemo

sea alfombra de mi pasión temprana.

Que la tierra en lo hondo me quemo

abrasándome al cielo como nana.

 

Ceniciento y vivo sobre el suelo

subirá mi al alma en versos

a la flor y sus pétalos en vuelo,

caprichosa en cristal y besos.

 

Cuando mi voz sea la pregunta

que jamás oyes ni respondes

y mi boca esté con la caracola

 

mi vida se levantara en punta

hacia el cielo entre paredes

de tierra fértil y estercola.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.