DesastreToxico

La calma y el frío de tu adiós

con lágrimas en el rostro

que alguna vez me conmovió.

La calma, ya no queda nadie gritando

Yo mismo escucho los latidos de mi ahogo...

 

La lágrima que no pude tocar

el beso que desvaneció

¿No te preguntaste dónde irá mi corazón?

¿Y aún tienes fuerzas para susurrarme?

Con la daga por atravesar

y con lo que no creo aguantar,

de rodillas te suplico:

quiéreme como aquellas noches de abril

donde la luna era la causa de tus profundos gestos...

¿Cómo vas a olvidar todo el cariño que te di?

Sólo me queda confersarte que aún mis sentimientos no han muerto...

Pensar que esos sutiles gestos se irán...

Los susurros y caricias

cuando las pesadillas volvian para atormentarme...

Queriéndote en el amanecer para amarte por la noche...

Sólo me queda decirte que fuiste un ángel para mi Ser...

 

         K.J.C



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.