Phoeta Anhonimo

Phoema XXXI. Perforación sin entrada.



Desnudas y heladas
punzan el oxígeno
comprimiendo
la estrechez del escape
con la ventana quebrada
en esta espiral
rebotando
y perforando
la cicatriz
aún bombeando
latidos fugaces
con secuestros
recuperando
la dicha de entrar
una vez más
con la vida y la luz
en esa burbuja ocre
arrojada al universo
donde tachuelas y 
roscalatas caen
en mis mejillas
perforando la angustia
la melancolía
en ese corazón
haciendo interferencias
con la frecuencia del adiós.

Comentarios1

  • Dirtsa

    El silencio le habla al dolor, es como un suicidio melancólico lo que te hace escribir tus angustias; es un dolor silencioso…
    Saludos!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.