Virginia de Albán

DESAFIANDO LA MADRUGADA...

 

 

 

 

 

Espérame en el umbral

inexplicable de la penumbra,

desafiando las madrugadas.

Aspirando el cigarrillo

interminable de la noche,

bocanada a bocanada del insomnio.

                                             

Quédate aquí:

solitario cuerpo del guerrero,

donde la noche continua

 poro a poro de tu sed sobre mi piel:

¡Roja avidez del aire!

 

Soy la presa continua de tus ansias…

Ven, recorre la noche sobre mi cuerpo,

pájaro sediento que fue sombras…

Y luego, inocencia tardía,

emerge tu nombre tan altivo y azul,

que persisto mujer

tatuando tus lejanías.

 

Ven con tu sed casi invencible,

 doblegador de mares,

marea furtiva entre mi boca.

 

¡Ah, culpable soy yo!

Con este cáliz cincelado por mis manos,

inagotable de incendios.

 

Con este andar de estrella inevitable,

merodeo tu piel ciega de lumbre,

buscando entre el silencio ambiguo

deseosa, los lunares de tu alma.

Comentarios3

  • Francisco Caleros de la Roca

    Fina sensualidad y cálido sentimiento femenino


    saludos

    Jaime GArcía Alvarez

  • KALITA_007

    muy lindo..
    besitos..
    kalita

  • REYNA GALACTICA

    EROTISMO DE ALTURA! ELEVACIÓN TOTAL!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.