Andrea Leon Hdez

El epitafio

Qué bien yacen las palabras sobre las rocas,

lucen frescas con ese conjunto abyecto que cuenta mis grandes pesares.

 

Casi como sí fuese una maldición eterna

pronunciada por una especie de brujo sobre almíbar de una joven criatura;

profundamente envuelta en esta díada perfecta,

la dicha de unos días y el pesar de otros

así simultáneamente hasta el resto de sus días.

 

Un estado fehaciente,

que sí me resucitan,

que sí logro resucitarme,

o que sí muero,

que sí logro morir dentro desde exorable momento.

 

Es ímprobo,

inextricable,

las palabras de mi epitafio,

sí no es condena entonces es destino

y que este alma marcesible 

consiga la cura para su pronta metástasis.

 

"¡Que vuelva!" 

"¡Que vuelva!"

fueron sus últimas palabras,

y el epitafio,

ya escrito.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.