El Corbán

ARRUGAS Y SILUETAS



Sombra pesada,

Tenebrosa, pálida

Caminante de una vieja calle medieval

En solitario letardo nocturno

Se aleja en sombrío oportuno.

 

Preguntándose para sus adentros

Para qué tanto trabajo

Tantos años perdidos sin sentido

Su hogar destrozado por el abandono

Sus hijos no lo llaman

Solo les dio dinero,

Fríos metales de propinas

Tiesos papeles de personajes pasados,

Y es eso lo que sus retoños buscan

Como él les enseñó.

 

Ahora carga un cuerpo arrugado

Con rostro tieso y malhumorado

Añorando el descanso del sepulcro

Pues no quedan más peleas en su vida

Cambió la alegría por el trabajo y es huida.

 

Pobre viejo canoso

Que recapacitas estando achacoso,

 Lleva tu oscura sombra por esta calle sin importancia

De historias de cuerpos tambaleantes e inclinados

Que piensan absurdamente cómo volver al pasado.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.