Poeta con gafas

1999

Me hastía la rutina,
el semáforo en rojo,
el estrés y esas cosas del siglo que se aproxima.

No me gustan las compras,
ni los viajes y mucho menos las escalas,
me aburre el sinsabor de la vida hoy en día.

Odio caminar hasta el trabajo,
cumplir horarios o tener que sonreír a diario,
me apura el insomnio que azota mi pobre mente.

Me jactan los informes,
los telediarios depresivos en caza de más desolación en las almas,
la revistas radiales con charlatanes risueños.

Me indignan las preguntas sin respuestas,
las canciones sin sentidos,
los bulevares vacíos que de a poco pierden su magia.

Puede que gran parte de mis días sea lo que soy,
me hastíe, me disguste, odie, me jacte o me indigne,
pero siempre miro el camino para llegar a casa y ver tu luminosa presencia.

Sérdna Gómez, el poeta con gafas

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.