Samuel Santana

Soledad

Frente a esta ventana,

empañada de soledad y recuerdos,

veo llegar la oscuridad.

Es la hora en que los pájaros regresan a las

ramas del bosque.

Abrazada por el fuego,

crepita la madera en la chimenea muerta de frio.

El fuego se acuesta en el suelo y,

luego, sube arañando las blancas paredes.

El aire, oloroso a jacinto, a puerto abandonado,

a trigo dorado y a tierra mojada,

trae tu imagen caminando bajo pavorosos truenos.

Entre la luz incandescente tu pelo se enreda con el

vago recuerdo de otros perdidos y lejanos atardeceres.

Entre las ondas del mar van mis versos buscando

tus sentidos y el calor apasionado de tu sangre.

Tus ojos brillan en mi pecho, calcinándome de sed y

de una desesperación insaciable.

En este gélido tormento, dime amor,

 ¿volverás?

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.