Jesus Maria Hernandez Nariño

Dromedario

Dulce vértigo,

¡ya!,

saca tu nostalgia…; 

En mis frutos de luz,

no incrustes tus privaciones,
tus puñales, 

ahí mi melancolía, duele.

 

Basta!

Por favor…

Soy un hechicero azul,

No un embaucador! 

 

No me digas esclavo,

Dulce vértigo,

ahí mi melancolía, duele,

mi sangre extrajera
la bebe nadie.

No finiquites tu bendición de Mujer

así,

en mí,

que ha bajado ese Camello

tan hondo,

tan afilado,

en mi entraña,

que yo no he querido más

que de él emerjan en ti,

mañanas sin cadenas, 
que tengas siempre como renovar tus ojos, 
tus bellos ojos,

cuando el gran dromedario

saque de sarcasmos su ataúd… 

Mi corazón es intersección de pájaros y peces

bañados de dulzura;

 
No hay en él astutas aves,

Ni es guiño de sueños crueles,

No es un ciego lleno de voces,

Ni crece nada así dentro de él...

 

¡Amor!

Dije un día, y tú también.

Y todos también.

allí donde piedras de enseñanza

engendran pobrezas

en sus mascarillas aprendices

de artificial educación…

 

Dulce vértigo, 
deja de sacarme la vida,

así, 

que yo no he querido más

que ella nazca en ti.

Que tengas siempre como renovar tus bellos ojos,
desabrigada en tu brillo de mujer...!

 

Dile a Jesús el Bueno que a jesus el malo

en esta noche tú le has crucificado, 
frustrado en los labios de tu omitido beso; 
y tu pena me ha dicho que jesus ha llorado, 
y que hay un Sí santo más dulce que ese beso.

 

 

 

jesus hernandez

 

Ibagué, mayo del 2016



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.