Rafael Parra Barrios

El milagro de Milagritos

Milagritos quería caminar

Amiguitos y amiguitas,

familiares y vecinos,

luchaban por su andar.

 

La fe de su gente

guiaba  el  destino,

el barrio La Esperanza,

era un remolino.

 

Exigían civilización,

un adiós a la barbarie,

con ética y  amor

la solidaridad era una serie.

 

Motivos entrelazados

bordaban la acción social,

Milagritos y La Esperanza,

cual río multicolor y de Dios.

 

Tocaban la fibra humana

del amigo, el doctor,

pedían presupuesto,

rezaban con fervor.

 

Milagritos con sed de caminar,

andaba con su Madre sin descansar,

con fe inusitada fueron al hospital,

Caracas la abrazó y la empezó a salvar.

 

El Barrio La Esperanza

luce renovado con risas y aplausos

celebran el milagro,

oran a sus Santos  

 

 El progreso  es La Esperanza

una justa decisión

sin descanso ganan tiempo

su reto es vivir mejor…

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.