Graciela Rivas

El mundo a través de sus ojos

Porque cada vez que escucha la brisa pasar,

piensa en todo lo que en su vida tendrá.

Sabe que todo lo puede lograr,

incluso de los errores aprender a volar.

 

Todo lo que puedes sentir en tu piel

ella lo oculta tras cristales de hiel

reflejando en ellos la claridad del día

tan claro, como que su corazón latía.

Pues no es más que un ángel caído

en este oscuro, desierto y gran baldío.

 

Ella duerme, y despierta soñando que todo ha cambiado.

Al cerrar sus ventanas su sueño se oscurece

rompiendo cristales en mil pedazos,

lastimándose en un dolor que no merece.

 

Su mente le dice que las heridas no sanarán,

más su corazón protesta en que su mente trabaje demás.

Hay gracia en las lágrimas que corrieron por sus mejillas 

porque fueron testigos de la riqueza de los cristales que escondía.

 

Cada día, cada hora, tratando de convertir todo a bien,

que convencía a más de cien.

Secretos guardados por cristales de sollozos,

que cuando salieron sólo pude ver, el mundo a través de sus ojos.

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.