donrevis

EN APUROS

EN APUROS

La casa era muy bonita

Pero estaba un poco vieja.

Le faltaban muchas tejas

Pero estaba muy cerquita.

 

Y decidieron comprarla

Porque era más bien barata,

Aunque para hacerla grata

Había que reformarla.

 

Al cabo de unas semanas,

Y, de algunas discusiones,

Comenzaron las acciones

Aquella misma mañana,

 

Para tirar los tabiques,

Y hacer nueva instalación,

De agua y de calefacción,

Y le encargaron a Enrique,

 

Que les buscasen los gremios

Para empezar la reforma,

Marcando sólo una norma:

Que lo hiciera con apremio.

 

Y empezaron a montar,

Una vez hechos los planos,

Escaleras y rellanos

Para poder trabajar.

 

Y la casita, por fin,

Se llenó toda de obreros

De cemento, de largueros,

Y llenaron el jardín,

 

De ladrillos y de arena,

De picos, de carretillas,

De maderas y de chillas,

Vamos, todo hecho una pena.

 

Y transcurrieron los días

Y fue la obra adelante

Con un ritmo trepidante,

Como el caso requería.

 

Y aquel martes de mañana,

Juanita fue a visitar

La casa, por constatar,

Si, como dijo su hermana,

 

Aquello iba viento en popa.

Y, así subiendo y bajando,

La idea se fue forjando,

Al observar a la tropa,

 

Que la cosa iba muy bien.

Y se pasó largo rato

Husmeando como un gato,

Lo que sería su edén.

 

Tanto, tanto de movió

Para arriba y para abajo,

Que el cuerpo hizo su trabajo

Y, de repente avisó,

 

Que iba llena la vejiga,

Y le pedía orinar.

Pero después de mirar

Que allí sólo había vigas,

 

Y para colmo de males,

Ya no existía el retrete,

Se vio metida en un brete

De consecuencias fatales.

 

Y viéndose rodeada

Por tantísimo gentío,

Pensó en hacerse el avío

Por las hierbas amparada.

 

Y, saliendo a la trasera,

Y mirando alrededor,

Se agachó con gran pudor,

Y se puso a la tarea.

 

Pero aquel no era su día,

Y asustada comprobó

Que, un obrero que salió,

Hacia allí se dirigía.

 

Y nerviosa como estaba,

Se limpió “aquello de abajo”

Arrancando unos hierbajos

De los pocos que quedaban.

 

Y luego se arrepintió

Porque vio despavorida

Que se limpió con ortigas

“Aquello que Dios le dió”.

 

Se compuso como pudo

Y se incorporó al momento,

Pero, con el movimiento,

El picor fue más agudo.

 

Trató de disimular,

Volvió de nuevo a la casa,

Pero aquello era una brasa

Y se tuvo que marchar.

 

Para cuando llegó al piso,

Aquello ya era un tormento

Y es que con el rozamiento

Aquello tenía visos

 

De terminar en tragedia,

Y corriendo hacia el bidé,

Y después de algún traspiés,

Se liberó de las medias,

 

Del culero y del vestido,

Y mirándose al espejo,

Observó que su “conejo”,

Estaba, más bien, henchido

 

Estaba rojo e hinchado

Como el culo de un mandil.

Probó con el “Vagisil”

Y no le dio resultado.

 

Probó con el secador,

Lo tuvo un rato a remojo,

Se lo lavó con hinojo,

Mas, no se le fue el picor.

 

Y cuando llegó el marido,

Y le enseñó el “fifiliki”

Cual la nariz de Miliki,

Le dejó todo aturdido.

 

Y ahorró la protagonista

Las jaquecas y pamemas,

Por una vez, el problema

Estaba claro, a la vista.

 

Y ahora cuando comenta

El caso con las amigas,

Se acuerda de las ortigas

Y se ríe muy contenta.

 

 Junio de 2016

Jose Cruz Sainz Alvarez

Comentarios2

  • itxaso

    Jajaja
    Divertidísimo
    Se agradece leer cosas así
    Eres muy ingenioso, amigo!!!!
    Begoña

    • donrevis

      Muchas gracias paisana.
      Doy gracias a mis musas por alternar mi inspiración entre lo serio y lo jocoso.

      Bueno, hablando en serio, la verdad es que me siento muy a gusto cuando escribo con humor e ironía. Es lo que más va con mi carácter.

      Muchas gracias por tu amabilidad una vez mas y un buen fin de semana.

    • Maria Hodunok.

      ja ja ja, buenìsimo, poeta.
      Gracias siempre por darnos estos fines de semana, para reirnos por largo rato.
      Magistral.!!!!
      Felicidades y cariños.

      • donrevis

        Amiga María esta era mi única intención, arrancar una sonrisa y hacer el fin de semana un poco mas agradable.
        Satisfecho si lo conseguido.

        Muchas gracias una vez mas por tu atención y amabilidad.

        Que pases un buen fin de semana.



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.