Rafael Mau

Demonios

El demonio lee la Biblia el domingo,

limpia sus pecados y conciencia.

si tu lloras provocas inundaciones.

Mi repertorio musical esta lleno de truenos.

 

Usé las venas como cuerdas de guitarra.

y termine rompiendo mis venas.

Usaste tu voz como melodía del mar,

y termine ahogándome en tu voz.

 

La calle es un viejo, siempre tiene algo que contar.

Nunca quise días mejores, no me gusta sorprenderme.

 

Un mundo de colores es más triste de lo que parece,

pues en un mundo en blanco y negro la sangre no existe.

Mis ojos estaban cansados y los tuyos eran un trono.

Tus demonios interiores a un lado de los míos,

parecían ángeles.

 

Si con el hecho de que yo sufra te hace felíz, 

seguiré sufriendo o mejor dicho: seguiré escribiendo. 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.