ClavelHV

Viento

Dejó caer su liviana presencia sobre su rostro
Le insinuó que sus mejillas eran cálidas
Hizo presente su frialdad
Y se impuso sobre aquella dama

Ella gozó esa visita breve
Estaba tanto tiempo sola
Aislada del contacto
Y refugiada en el llanto

Ambos chocaron y no fue por miradas
Él era frio, contrario a como ardía ella
Ella clamaba compañía
Él no era más que una visita

Tuvo su fin y fue rápido como un soplido
Se desvaneció, ella tan solo sonrió
Tan pura y natural aquella presencia
Que por un momento ella se olvidó de su tristeza

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.