Aprendiz-Alabastro

AMOR POR TUS DÍAS NUBLADOS

El cielo gris cubre tus párpados tímidos
que no quiere recordar
esos días despejados.
Y aunque el deseo de la lluvia
Se vuele impaciente en ese corazón rebelde.                                                                                         


Cae la lluvia,
el cielo se nubla,
la melancolía ya no existe
y el amor hacia la lluvia
es inmutable.


La rabia ya no desespera
y la vida cada vez
se vuelve una fe eterna.


Y la gota de lluvia
parece estar
en paraíso

en tu cuerpo
que se desliza por
tus pechos congelado
hasta llegar a tu cadera
de curvas eternas.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.