Ofelio

RIMALGIA I

Yo conocí una planta
que deslució el asfalto,
vida con muchas plagas
que estropearon su tallo.

La rocié con mis besos,
mis serenos requiso,
con sus frutos, confieso,
muy venturoso me hizo.

Como malva crecida
entre calizas rocas,
con sus hojas caídas,
pero suaves y jugosas.

Hoy observo una flor
mustia a la luz del día,
pero al morirse el sol
revela su lozanía.

Yo fumigué esa planta
quemada entre las ruinas,
ay, mujer resignada
con tu corona de espinas.

Tu cuerpo es impudor,
morbo, concupiscencia;
Tu alma virtud, candor,
castidad con inocencia.

Eufórica y jovial,
la locura provocas;
Abatida y fatal
como muerte cuando toca.

En tu huerta mi hambre clama
tus dulcísimas frutas,
añora aquella dama
la que hoy se ahoga en cicuta.

Vuela, pasajera ave,
vete sin hacer nido,
que tú anidar no sabes
aunque lo hubieras querido.

 

 

 

 

 

Comentarios2

  • ERIS888

    Un poema de palabras y sentimientos fuertes, una vida muy dura para muchas mujeres pero es lo unico que saben hacer, a veces se enamoran pero destruyen su alma y sencillamente se dedican a trabajar, bellos hermosos a esa musa. Gusto leerte.

    • Ofelio

      Perdón, pero muchas no es lo único que saben hacer. De ahí en más le digo "gracias por pasar, saludos".

      • ERIS888

        Esa es la cuestion que ellas no lo sienten asi, no se ven haciendo otra cosa en este mundo, supongo que no dejan eso porque se sienten comodas, es complicado saber lo que piensan es algo muy apartado de mucho tabu todavia. Sal2

      • Hay 1 comentario más

      • nelly h

        Triste destino de muchas mujeres de alma dulce y cuerpo acre por ese destino que ni ellas mismas buscan.

        Crudo y real

        Abrazos

        • Ofelio

          Es lo feo, en muchos ellas no lo buscan.
          Un beso y un abrazo para usted poetisa



        Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.